1.2 La División del Mundo

La globalización permite la difusión al resto del mundo de la cultura y el modo de vida de algunos países occidentales. Esta realidad ha provocado que algunas culturas y pueblos defiendan sus valores y creencias, desde posiciones radicales o integristas.

La interdependencia entre países provoca que cualquier acontecimiento tenga repercusiones, positivas o negativas. Así, la publicación de una noticia política o un indicador económico relativo a , influye directamente en la economía de todo el planeta.

La globalización ha contribuido a que el mundo quede dividido en dos grandes áreas:

- Áreas Centrales:
son los países líderes porque sus centros de decisión marcan la dirección de la política y la economía mundiales, controlan los intercambios y concentran las actividades de mayor importancia. Se corresponden con los países más ricos y sus respectivas áreas de influencia.
- Áreas Periféricas:
se corresponden con los países menos desarrollados y se caracterizan por tener una dependencia casi total con respecto a las áreas centrales.